jueves, 24 de diciembre de 2015

Star Wars: El Despertar de la Fuerza, de J.J. Abrams


+++ ATENCION, ESTA CRÍTICA CONTIENE MUUUUUUCHOS SPOILERS, DEMASIADOS, SI NO QUEREIS SABER COSAS SOBRE LA PELÍCULA OS RECOMIENDO QUE NO LA LEAIS HASTA HABERLA VISTO+++


Allá por 1977 un joven y talentoso director, George Lucas, realizó con relativamente pocos recursos un experimento cinematográfico bastante peculiar, Star Wars. En ella mezclaba cine de Kurosawa, western y cine épico clásico hollywoodiense, mística oriental, reminiscencias a la segunda guerra mundial, un argumento estructurado por los trabajos sobre mitología universal y arquetipos de Joseph Campbell… Un “pastiche” envuelto con unos efectos visuales totalmente revolucionarios, criaturas extrañas más propias de la fantasía medieval que de la ciencia ficción, robots ruidosos y un tono mucho más naif, positivista e infantiloide de lo que se estilaba en el crítico y pesimista cine de los setenta. Los actores no podían evitar reírse cuando tenían que decir algunas líneas de su texto (para enfado de Lucas) y casi todos sus amigos directores le decían que esa marcianada, valga la redundancia, no iba a ninguna parte.

El resultado ya lo conocemos todos. Star Wars cambió literalmente por completo la manera de hacer cine comercial y su patrón se sigue repitiendo hasta nuestros días. Un éxito infinitamente más grande de lo que podría haber imaginado su creador.



De la mano de Disney llega al cine la nueva entrega de la saga. The Force Awakens, dirigida por J.J. Abrams. Muchos fans (yo incluido) esperaban que se arreglara el “desastre” que el propio Lucas hizo con su segunda trilogía y tener la oportunidad de ver a Han Solo, Leia, Luke, el Halcon Milenario… pero debo decir que la espera ha sido en vano. Siendo claro, El Despertar de la Fuerza me parece una película, floja, prescindible, redundante e innecesaria. Lo digo tanto como fan de Star Wars como cinéfilo en general.

J.J. Abrams ha hecho una película que busca homenajear con devoción a la trilogía clásica, se ve en muchos aspectos, pero más que un homenaje estamos hablando de un plagio, un remake descarado camuflado de nueva película, con una calidad para mi gusto bastante inferior que la original. Está claro que Abrams es muy “fan” de muchas cosas: fan de Star Trek realizando unas películas correctas pero nada destacables, fan de Spielberg con “Super 8”, película que tiene mucho más de evocativo de E.T y Encuentros en la Tercera Fase que entidad por si misma, fan de Misión Imposible con una entrega más de la saga de 5 entregas…y su nombre está relacionado en Perdidos, una “serie alucinante” que al final resulto ser una reunión de brainstorming de guionistas que se les fue de las manos, con resultados bastante decepcionantes y previsibles desde la primera temporada (el resto fue, como suele decirse, marear la perdiz 6 años). Viendo este currículum, no entiendo como se le tiene en la altísima consideración que se le tiene ni como podíamos esperar que hubiera aportaciones nuevas verdaderamente destacables.



A nivel de guión e historia es, literalmente, la misma que ya nos contó Lucas en el 77. Hay mínimas variaciones de situaciones y personajes (en vez de un granjero la protagonista es chatarrera, la nueva Estrella de la Muerte es mucho más grande que la primera…) pero el esquema, personajes y situaciones son idénticos hasta límites alarmantes que van mucho más allá del mero homenaje. La trama se va construyendo a partir de demasiadas coincidencias y casualidades, muy rara vez siguiendo un orden lógico, creíble o causal lo cual hace que la película se quede en una mera sucesión de espectaculares escenas de acción y homenajes a las películas clásicas sin demasiada conexión entre si. Las pocas novedades que aporta la historia quedan sin resolver, generándote mas preguntas que otra cosa, supongo que como cliffhanger para ver el resto de la saga pero que en definitiva dejan un mal sabor de boca y una extraña sensación de que te han engañado un poco (no olvidemos que J.J. es uno de los creadores de Perdidos, en la que nos estuvieron mareando 6 años con preguntas que al final no respondieron, así que tampoco confío en que nos aclaren nada en futuras películas). Aquí os dejo un pequeño resumen comparativo. (Si queréis verlo en grande, abrirlo en una pestaña nueva).



Todo esto poblado por unos personajes bastante sosos, con unas motivaciones más bien endebles. Todos son versiones menores y ridículas de los de las antiguas sagas.  Un malvado, débil y carente de todo tipo de fuerza, que no da mucho miedo, se pone un casco al parecer solo para dar un aire de más peligroso porque a mitad de película se lo quita sin más (con la consecuente pérdida de lo poco que le quedaba de siniestro) y no supone ningún problema a los protagonistas. Os aseguro que solo falta que le pegue el robot BB-8 collejas en plan “A donde vaaas, bitter kas! Dame el dinero de la merienda”. Esto al pobre le sienta fatal y esta toda la peli con pataletas y rabietas, llorando no se sabe muy bien porqué y al final los guionistas, para que parezca malo-malo-malísimo, hacen que mate a Han Solo, que resulta es su padre, en una escena muy similar al “Yo soy tu padre” pero versión verbenera. Francamente, y ahora hablo como simple fan de la saga, creo que Han merecía un poco de respeto y algo mejor que esa escena de muerte. Cinéfilamente diré que parece que los guionistas se olvidaron de esa máxima de guión que dice que a los protagonistas siempre hay que ponerles una fuerza opuesta lo suficientemente intensa para que surja el conflicto…bueno, que más da, ya lo arreglaremos poniendo otra escena de batalla que no venga a cuento.



Tenemos también una protagonista que pretenden que sea MÁS macarra y buen piloto que Han, MÁS Jedi que Luke y MÁS fuerte de carácter que Leia, todo en uno y al final no es ninguna de las tres. Por no hablar de lo poco creíble que resulta su facilidad para pasar de ser una cualquiera de pueblo a una Jedi superhipermegapoderosa así, porque ella lo vale (no olvidemos que Luke tardó dos pelis en hacer el pino y mover una piedra a la vez, ya veréis esta chica que talentosa es en cambio). Tenemos a un Stormtrooper que ha decidido traicionar a la Primera Orden “porque eso de la guerra no va conmigo” pero luego no tiene problemas en ir pegando tiros desde el otro bando, una versión femenina y amarilla de Yoda que no sabe nada de la Fuerza pero que por algún motivo tiene en su poder el sable de Luke Skywalker…


Estos “pequeños problemas” hacen que el resto de virtudes de la película, que ojo, las tiene, queden totalmente eclipsadas. La apuesta segura que es John Williams a la música, la manera en que han coreografiado los duelos de sables laser… hay cosas que están muy bien planteadas. El hecho de haberla rodado en 35mm y evitar lo digital lo máximo posible es toda una declaración de intenciones que se agradece y estéticamente la película está muy cuidada, consigue imágenes muy potentes y que en muchas ocasiones evocan la cercanía y halo de realidad que tenía la saga antigua, sobre todo Una Nueva Esperanza. El primer tercio de la película, en el planeta desértico, logra cautivarnos y devolvernos al universo Star Wars utilizando mucho más de lo que pensaba efectos especiales, personajes y decorados “analógicos” como en la antigua trilogía. Digitalmente hablando creo que la película canta más, sobre todo en los personajes digitales (nuestra querida “Yoda amarilla” y el Lider Supremo, una especie de Emperador que sale y aún deben aclararnos quién es) que para mi gusto están bastante mal hechos y se ve a la legua que son una animación digital. Había más calidad en el Gollum de Las Dos Torres de Peter Jackson y ya han pasado 12 años de esto, por lo que una saga como Star Wars y una empresa digital como ILM no debería permitirse algo así.

En definitiva una película que no aporta nada que no pueda aportar “Spiderman 25” o “Los Vengadores contra Papa Retrete”. Y por supuesto con el tufillo “teenager” que Disney se ha apresurado a mearle encima para demostrar que ese árbol y sus manzanas ya son suyos.


Podría seguir mucho más pero prometí que si retomaba el blog sería con criticas y artículos más breves y esto es un monstruo de texto, así que por terminar, mi consejo es que busquéis la pantalla mas grande que podáis, a ser posible la de un cine, y visionéis Star Wars: Una Nueva Esperanza (la de 1977), una gran película que no necesita ninguna revisión o actualización. Os aseguro que no os arrepentiréis.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada